La pandemia vino para quedarse y es una necesidad del estado y todas las empresas lograr espacios seguros. Porque un contagio, puede llevar a cerrar una empresa y por supuesto, perder vidas humanas. Por tanto, se pondrá de moda y en muchos casos, será obligatorio, el uso de producto antibacterianos, capaces de evitar el riesgo de contagio por su uso

Una importadora argentina descubrió un sello antibacteriano en enero, se anticipó a la pandemia y lo está comercializando en Argentina. ¿Qué tiene el sello que lo hace tan seguro?

Hablamos con Laura Levalle y Mariano Parente, de la empresa Ibico. Nos contaron su experiencia como distribuidores exclusivos de los sellos antibacteriales Shiny.

Gonzalo Otálora: ¿De qué se trata el producto?

Advertisement

Mariano: Es un sello. Del mismo tipo de los que usamos regularmente en una oficina o un mostrador para marcar documentos o recetas de médicos. Compartimos y manipulamos sellos constantemente. Van de un lugar a otro.

La diferencia de este producto es que está fabricado con nanotecnología. Su composición química elimina las bacterias que se encuentran en contacto con el sello.

En tiempo de pandemia es fundamental. Aunque una persona le tosa o estornude encima, el sello no conservará ninguna bacteria. Evita la transmisión a la siguiente persona que lo utilice.

¿Cómo encontraron este producto?

Laura: Lo vi en enero en la feria Paperworld 2020 en Frankfurt (Alemania).

Vi el sello en el estand de Shiny.  Nosotros somos distribuidores oficial de Shiny en Argentina. Ellos tienen una amplia línea de sellos antibacteriales. Aprendí de qué se trataba. Me explicaron sobre la nanotecnología y cómo funcionaba.

Empezamos importando solamente los tamaños estándar. Y nuestros próximos pasos son traer los sellos de mayor tamaño que son los que usan en aduana o en oficinas públicas.

IBICO representa a la marca Shiny Stamp desde hace 30 años.

¿Cuándo decidieron importarlo?

Laura: Desde el primer momento llamó a mi atención.

Aunque no estaba declarada la pandemia, ya se veían ciertos comportamientos. En Europa las personas estaban comenzando a usar barbijos, había distanciamiento social…

Me traje todos los manuales y al llegar a la Argentina  hablé con Mariano. Lo vimos como una oportunidad.

Mariano: Además del sello, nosotros traemos otros productos para el cuidado y la protección en la oficina. Esto nos pareció muy interesante e innovador dentro del tema de los sellos.

¿Decidieron importarlo desde antes de que estallara la pandemia en Argentina?

Laura: Sí, las gestiones fueron antes porque toma por lo menos 3 meses para que el producto llegue a la Argentina.

Mariano: Es lo que tiene trabajar con Shiny. Crean sellos de primera línea pensados con todos los detalles.   Ahora el que sea antibacterial más que un detalle se transformó en algo importantísimo: el cuidado del ambiente de trabajo.

El sello es buenísimo y ahora este plus lo hace único e innovador.

¿Existen más productos antibacteriales pensados para la oficina?

Laura: Está cambiando el concepto para que nosotros no tengamos preocuparnos de limpiar y sanitizar cada producto sino que el producto en sí mismo esté protegido y te cuide.

Tenemos algunos productos que aprovechan la tecnología o tienen algún componente antibacterial.

Sin embargo, de los 3.000 productos que nosotros tenemos no hay ningún otro con tecnología como ésta.

Los sellos Shiny NTbac tienen como garantía la certificación internacional SGS.

Advertisement