Las gastronomía es uno de los sectores más afectados por la pandemia. Cientos de negocios cerrados y empleados en la calle. Cocinas industriales paralizadas y la necesidad de generar ingresos llevaron a que una tendencia que crece Europa comience a florecer en Argentina.

Los coworking gastronómicos o Cookworking son cocinas industriales que se subalquilan como estaciones de trabajo individuales.

Para un emprendedor gastronómico tener su propia cocina debe invertir al menos 400.000 pesos para arranca con lo mínimo indispensable. Pero, una cocina profesional requiere no menos de 2.000.000 de pesos. Solo en inversión de equipamiento sin contar alquiler ni empleados. Y si tenemos que hablar de un negocio a la calle, los número se vuelven gigante.

Por tanto, los cookworking se vuelven una gran puerta de ingreso para dar los primeros pasos. Por 40.000 o 50.000 pesos se puede alquilar una estación de cocina o incluso menos.

Ventajas para los emprendedores

  • Mínima inversión para validar la propuesta gastronómica
  • Espacio colaborativo para potenciarse
  • Puede operar solo los fines de semana y pagar solo por el uso

Ventajas para dueños de cocinas

  • Reduce impacto de costos
  • Crea una nueva unidad de negocio
  • Posibilidad de lanzar talleres y cursos

Una tendencia que crece en el mundo: El coworking de especialización

  • Tecnológicos
  • Audiovisual
  • Músicos
  • Artesanos (Carpintería, Zapatería, orfebrería, etc)
  • Indumentaria

Una tendencia que crece, lo que no sabemos aún si podrá convertirse en un modelo de negocio duradero o solo una tendencia de crisis. El tiempo lo dirá

Advertisement