¿Cómo es ser empleado y emprendedor al mismo tiempo?

Por: Fernando M. Hernández | 4 minutos “Existe una voz popular que dice que Argentina es el país más emprendedor de Latam; algunos dicen del mundo, ¿Pero es esto cierto?”

Te puede interesar

Claramente y sin duda alguna, tanto la Argentina actual, como la de hace decenas de años atrás, estuvo liderada y fundada por grandes emprendedores que hicieron de este país, una nación de numerables recursos y enormes riquezas, y aunque debería ser otra la realidad, con el paso de los años, el subibaja constante de la economía, nos obliga en algunos casos, a trabajar y emprender al mismo tiempo.

Pero ¿cómo?, trabajar y emprender ¿no es de alguna forma lo mismo?; lejos quedó aquel tiempo en donde con una jornada completa, y un solo empleado por familia, se podía sostener la economía del hogar.

Es real que como muchos recordaremos, aparte del gran labor de ser ama de casa, las mujeres solían tener ciertos emprendimientos “caseros” que se consideraba de gran ayuda y aporte a la alcancía en común de las familias de clase media-baja y baja; seguro conoces a alguien que: armaba bolsas para diferentes marcas, cosía a máquina en el comedor de su casa, o preparaba mermeladas caseras para la feria del barrio, en fin, -me pregunto- ¿será que son las mujeres las pioneras del emprendedurismo en Argentina?

La cuestión aquí, es que sean o no, sin duda formaron parte del desarrollo inicial de lo que hoy conocemos como emprendedurismo, y lamento decepcionar, pero no, según el WEF (Fondo Económico Mundial) también llamado -Foro Davos-, no es la Argentina el país más emprendedor de Latinoamérica, aunque sus números crecen día a día, y son varios los factores de este suceso que recomienza, ya que cada minuto que pasa son más los que se animan a emprender: solos, en familia, con amigos, con sus parejas, por necesidad, por deseo, entre varias opciones y motivos.

Estamos ingresando a un mundo donde comenzaremos a ver más emprendedores que empleados; claro está que habrá que ver y analizar el avance de la economía mundial y local para poder evaluar que prosperidad tienen dichos emprendedores y emprendimientos. La consultoría, formación, mentoría y capacitación serán claves.

Esto no quiere decir que las empresas dejen de existir, lógicamente, si hay emprendedores formando equipos de trabajo, sin duda se va a necesitar de empleados que formen parte del crecimiento de ese negocio, pero según estudios de mercado, hay indicadores varios de que en Latinoamérica el crecimiento de pequeñas empresas (PyMES), es constante, por eso nos encontramos con gran cantidad de emprendimientos que reúnen a no más de entre 3 a 12 “emprendedores colaboradores” (empleados), que normalmente con el paso del tiempo y con la experiencia ganada, estos empleados “colaboradores” renuncian para comenzar con su propio microemprendimiento.

Se puede decir, que antes, un empleado “hacía carrera”, y trabajaba para una mediana o gran empresa unos 20 o 30 años de su vida, al retirarse, le daban una medalla de reconocimiento por su labor y dedicación a la firma, se jubilaba, y allí finalizaba su carrera laboral formal; atención, no quiero decir que eso estuviese mal, al contrario, lo considero no solo valorable, sino, honorable; pero hoy no funciona así, hoy claramente los indicadores nos dejan ver que un empleado dura entre 18 meses a 4 años como lapso estándar de permanencia, porque éste busca ligereza en aprendizaje, en conocimiento, en estudio, en formación, en comunicación, en crecimiento, en desarrollo, en todo, literalmente en todo; ¿el motivo? Se aburren.

Claro, estamos en la era de la información, y de la industria 4.0, y de como a mí me gusta decir, el “magnet-office”, tanto los empleados como los emprendedores, saben perfectamente que la renuncia temprana, muchas veces, es debida al aburrimiento que se genera por la falta de espacios recreativos y colaborativos que en algunas compañías los responsables de recursos humanos, gerentes y directivos aún no se animan a implementar, y en otras, sobre todo las empresas fundadas hace 5 a 10 años, no solo ya incursionan, sino que proyectan el desarrollo de su espacio laboral estudiando fuertemente la comodidad colaborativa desde cero, para que sus “empleados-colaboradores-futuros emprendedores” trabajen de forma responsable, sostenida y sobre todas las cosas, tengan el mayor tiempo de permanencia posible en sus puestos de trabajo.

Claro, las inversiones de estos espacios son sumas que suelen poner nervioso a los gerentes de compra, pero aquí no me meto, eso ya es tema de decoradores y diseñadores que deben demostrar sus aptitudes para que las empresas den este gran paso ¿verdad?; pero créanme, muchas empresas nos cuentan que son altamente efectivos los beneficios una vez implementado.

Salvaguardando la dimensión y abanico de posibilidades, podemos decir que Google, es uno de los pioneros y mejores ejemplos de la efectividad y flexibilidad del “magnet-office”, aunque algunos conservadores no estén de acuerdo con esta opinión.

El mundo laboral ya cambió, aunque algunos no se dieron o les cueste darse cuenta; uno de los grandes colaboradores a que esto suceda, son los coaches y mentores contratados por empresarios y emprendedores para realizar consultorías, mentorías, y charlas motivacionales que desembocan luego en la implementación de nuevas ideas y herramientas haciendo parte de la decisión a los mismos empleados.

Para definir, considero que, en la actualidad, muchos se ven obligados a trabajar y emprender, -sí, ambas opciones al mismo tiempo-, para poder llegar a cubrir el abanico de gastos fijos y variables que agobian a muchos mes a mes, y es importante llevar este nuevo cambio de una forma dinámica, positiva y equilibrada, ya que no queremos caer en manos del burnout(1), pero hablaremos de esto en próximas notas para que podamos estar atentos y conocer que herramientas dan los expertos, saber cómo reconocerlo, y cómo controlarlo. 

Para cerrar, permítame desarrollar en escrito mi ferviente sentir de lo que considero que es para mí, ser empleado y emprendedor, hasta tal vez coincide conmigo: podemos no ser el país con el mayor desarrollo emprendedor, podemos no tener muchas veces las herramientas necesarias, podemos no contar con el apoyo inmediato de quienes nos rodean, puede que trabajar y emprender al mismo tiempo te sea sumamente agotador, y que más de una vez, aún con la necesidad económica, quieras “tirar la toalla”, y es por eso sumamente necesario capacitarse y obtener métodos que nos ayuden a mejorar y crecer día a día, pero de algo estoy seguro, y es que la enorme capacidad productiva, el premiado capital humano en desarrollo de tecnología, el avance constante hacia lo sustentable, el puerto abierto a la innovación, y la fuerza de voluntad que nos caracteriza, puede que no nos alcance para ser la “cuna de emprendedores” de Latam, pero sí, la cuna de los más valientes, porque con o sin recursos, defendemos nuestro trabajo y seguimos apostando con pasión, a crecer y ser mejores, y eso, estoy convencido, que nos posiciona en el primer escalón de los emprendedores más orgullosos del mundo.

(1) burnout: (Agotamiento laboral es un tipo especial de estrés relacionado con el trabajo, un estado de agotamiento físico o emocional que también implica una ausencia de la sensación de logro y pérdida de la identidad personal.)

Por: Fernando M. Hernández (columnista). Empresario y emprendedor. Secretario de la Red de Emprendedurismo y Desarrollo Territorial. Comunicador y escritor sobre emprendedurismo liderazgo y motivación.

- PUBLICIDAD-spot_img
- PUBLICIDAD -spot_img
- PUBLICIDAD -spot_img
- PUBLICIDAD -spot_img

Ultimas Historias

Cometió estos errores y descubrió el negocio de su vida

https://youtube.com/live/KoArENrDb7Y Hoy Wolf es Ceo de Chocorísimo, una fábrica de helados disruptiva con visión internacional, que se especializa en el...

Más Historias Que Inspiran