Las franquicias te permiten acceder a un negocio probado, te van a capacitar para operarlo de la forma correcta y te van a ayudar a minimizar tus errores por falta de experiencia.

Estas son 4 claves para tener en cuenta.

En una franquicia también te puede ir mal. La diferencia es estadística.

Hay muchas más chances de que te vaya bien abriendo un negocio
probadamente exitoso que empezar de cero y que creas que va a ser un éxito.

Es verdad que si abrís tú propio negocio y te va bien, vas a ganar mucho más que como franquiciado. Pero también tené en cuenta esto: si te va mal, vas a perder mucho más.

Una franquicia, a diferencia de un negocio propio, te da la posibilidad de montar un comercio con la experiencia probada de otro, vender un producto o servicio que ya es elegido por los consumidores y minimizar riesgos.

El manejo de cualquier franquicia te va a dar experiencia para, algún día, si se quiere, poder emprender de forma individual y cometer la menor cantidad de errores posibles ya habiendo formado parte de un negocio real.

Te puede interesar | Rapipago: ¿Es un negocios para todos?

Con las economías de escala y la automatización de procesos, cada vez será más difícil sostener un comercio independiente. Y las franquicias permiten tener una economía de escala y bajar costos para ser más operativos. Una franquicia es la diferencia entre improvisar un negocio y abrir uno de forma profesional de la
mano de una marca experimentada.

Si te interesa emprender con franquicias es indispensable que conozcas cuáles son las ventajas y desventajas de este tipo de negocio.

Descargar GRATIS Reinventate con Franquicias

Advertisement