Hoy te contamos la increíble historia de Enrique Ariotti y Zoovet.

Esta empresa nació como una pequeña veterinaria y se convirtió en un gran laboratorio que exporta a más de 30 países en cuatro continentes ¡y continúa creciendo!

Zoovet elabora productos veterinarios para la salud animal. Fabrica productos propios y de terceros para empresas de primer nivel de Argentina y del exterior. Es una compañía con 20 años de historia y gran potencial de crecimiento.

Su historia

Advertisement

Enrique vivía en Casilda (provincia de Santa Fe, Argentina). Salió de casa con 17 años para estudiar medicina en Rosario.  No llegó a estudiar medicina, pero cursó otra carrera dentro de las ciencias biológicas: veterinaria.

Al finalizar la carrera, Enrique montó una veterinaria junto a su esposa Gabriela.

Tenían consultorios y venta de productos.

Ese primer negocio fue mucho más allá. En la empresa tuvo participación la madre de Enrique y sus tíos -que eran productores agropecuarios-. La veterinaria ayudó con la administración de los campos.

Un tiempo después la madre quedó como socia de la empresa. Tenía el 30% de la participación.

Enrique: Durante esa etapa tuve dos emprendimientos que no funcionaron.

Tuve una heladería que duró 3 meses y después pusimos una pollería y una venta de empanadas. Fueron dos experiencias ajenas a mi rubro.

Aprendí cosas pero perdí plata. Uno tiene que hacer lo que aprendió hacer o lo que estudió. Las posibilidades de éxito son siempre mayores.

Durante ese tiempo Enrique aprendió a conocer su mercado pero comenzó a tener dificultades con sus proveedores. Para resolver esos problemas y proyectarse un mejor futuro decidió crear una marca propia: Zoovet.

Se relacionaron con cinco proveedores de Buenos Aires que elaboraban para Zoovet. Empresas con buenos productos y poca presencia en el mercado.

Zoovet tenía buen alcance comercial. Consiguió duplicar y triplicar el margen de ganancias. Esa bonanza le permitió generar más productos y llegar a más gente.

Con este contexto, Zoovet decide dejar de depender de terceros para la fabricación.

Enrique Ariotti puso en marcha en Rosario un laboratorio que no estaba operando y comenzó a producir sus propios productos.

Las dificultades

Aunque Zoovet había invertido en la puesta en valor de este laboratorio. Tenía poca incidencia en la elaboración de los productos.

Enrique: el principal problema que tuvimos era la calidad de los productos. En el laboratorio trabajaba personal calificado pero había estado parado mucho tiempo.

La empresa vendía grandes cantidades y el laboratorio tenía poca capacidad de producción.

El equipamiento de la empresa también fue accidentado. Se hicieron importantes inversiones en maquinaria para mejorar la producción y sin embargo no cumplían con las expectativas.

Enrique: hubo que tomar decisiones extremas. Ir a Buenos Aires a devolver mercadería, generar hipotecas sobre los bienes propios o pedir plata a los amigos…

Parte de las complicaciones surgían porque los laboratorios estaban en Rosario y Zoovet estaba en Santa Fe. Así que encuentran la oportunidad de unificarse en el Parque Tecnológico del Litoral Centro (donde están actualmente).

Enrique: Salir de todo eso implicó tomar decisiones importantes y tener buenos consejeros. En esta etapa se cometieron la mayor cantidad de errores pero también crecimos.

Enrique aplicó su creatividad para hacer cosas nuevas y ofrecer los productos que demandaba un mercado que siempre le recibió bien.

Como empresa aprendieron a invertir en maquinaria de primera línea, acorde con el crecimiento constante de Zoovet.

Crecimiento y exportación

Zoovet exporta desde el 2004. Comenzó por los mismos países de la región por la facilidad del idioma y la proximidad cultural. Después se fue extendiendo a otras latitudes.

Exportar implica procurar la satisfacción del cliente más allá de las fronteras y “tener presencia para demostrar que el laboratorio tiene la espalda para solucionar algún reclamo o un problema en el caso de que lo hubiese”.

El mercado brasilero representó un antes y un después para el laboratorio. En 2011 Zoovet se convirtió en el proveedor de una gran empresa “con una  proyección de compras sideral”.

Enrique: actualmente tenemos auditorías en Rusia. Eso lleva la vara muy alta.

Después vendrá Europa o Estados Unidos. Es consecuencia de haber superado cada etapa.

La empresa desarrolla ideas como los puntos “Full Zoovet” o los “Zoovet Mascotas”.

Busca aliados dando beneficios y aprovechando espacios publicitarios que otros tienen sin usar.

Enrique: es mucho más barato que pintar 50 murales o hacer publicidad.

Nosotros podemos hacer una vidriera, un mostrador o acceder a una página web.

Y llegamos a más clientes por brindar un beneficio comercial.

Estamos en esa etapa en la que hay que “enfrentar”, después continuará el crecimiento y no sabemos hasta dónde va a llegar…

El futuro de Zoovet

Zoovet es una empresa con 20 años de experiencia. Ha superado dificultades y ha aprendido en el proceso. Surgió como una pequeña veterinaria y pasó de distribuir a terceros a ser un fabricante exportador. El laboratorio se posiciona muy bien en el mercado y actualmente se propone una expansión internacional.

Enrique: la intención es llevarla a un crecimiento diferente, importante. Para esto se requiere la incorporación de personal, de capital y aunar todos los esfuerzos en una nueva etapa.

Zoovet tiene innumerables puertas para abrir. Innumerables campos para desarrollarse e infinidad de negocios por incursionar.

Enrique: Hoy hay que mirar hacia afuera. Pensamos en abrir filiales y esto implica tener un equipo para poder ejecutar cada cosa que uno planifica.

Las personas que me acompañaron tienen mucho que ver con nuestros logros.

Las que nos van a acompañar tiene muchísimo más porque esto recién está empezando.




Advertisement