Pablo Ricatti tiene una empresa panificadora y una distribuidora cuyos clientes son los mas perjudicados: los gastronómicos.

De un día para el otro, quedó casi sin ingresos y con una estructura de 40 empleados.

Qué hizo, tomó la decisión de reflotar un proyecto que no prosperó el año pasado. Se trataba de llegar directo al consumidor final. El plan era fabricar y distribuir de forma directa. ¿Cómo se adaptó?

Advertisement

Lanzó la propuesta en Twitter, donde tiene muchos seguidores, realizó una convocatoria de empresas alimenticias y creó Origen Directo.

Cuál es el diferencial: precio y entrega en 24 horas.

Hablamos de cómo se reconvirtió, qué fue lo más difícil, y cómo influye su presencia en redes sociales para darle potencia a su negocio.

¿Estamos asistiendo a la muerte del distribuidor?

Una charla para todos aquellos que aún no encontraron cómo reinventarse.



Advertisement