La paradoja de la pandemia. Industrias enteras paralizadas e industrias enteras explotadas de trabajo.

El caso de Gofix es paradigmático, pasaron de tener clientes furiosos por no poder recuperar sus celulares debido a la cuarentena a tener una explosión de consultas por franquicias.

¿Por qué? Hoy los dispositivos móviles, celulares, tablets y computadoras se volvieron más esenciales que antes.

Publicidad

Dos razones. Se dispararon los precios y en muchos casos no hay dispositivos en el mercado.

Gonzalo Otálora entrevistó a sus fundadores, Juan Del Campo y Jerónimo Gallo quienes cuentan cómo pasaron de la desazón total (lluvia de reclamos por tener que cerrar locales) a lo que parece increíble, vender numerosas franquicias en plena crisis.

MIRA LA ENTREVISTA COMPLETA

Contenido de la entrevista

  • Cómo es su modelo de franquicias
  • Porque cerrar un local es una gran noticia
  • Cómo gestionar clientes furiosos en una pandemia
  • Una traición que dejó enseñanzas
  • Cómo vivieron los primeros días de la pandemia
  • Consejo para emprendedores que buscan socios

MIRÁ EL CAPÍTULO 1 DE LA INCREÍBLE HISTORIA DE GOFIX

De asociarse a un gigante de Brasil a luchar por las apertura de sus locales.

Semanas antes de la pandemia, Gofix estaba a punto de cerrar un acuerdo con un gigante de Brasil para abrir 100 franquicias en Argentina. De la euforia a la incertidumbre. A los llamados enloquecidos de los clientes que querían recuperar sus celulares, pero claro, la cuarentena y la prohibición de abrir lo impedia.

Ellos pensaron, cómo la mayoría de los empresarios, que tal vez era el fin. Parecía increíble, de estar por firmar una inversión millonaria a quebrar.

Pero, finalmente pudieron abrir y operar. Ahora, el panorama ya es otro.

VOLVIERON LAS CONSULTAS Y LAS APERTURAS DE FRANQUICIAS

El año pasado en este canal contamos su historia. El apasionante camino de transformación de Jerónimo y cómo de casualidad descubrieron que su modelo podía franquiciarse.

MIRÁ LA HISTORIA DE GOFIX

¿Qué fue lo mas complejo en esto tiempo de pandemia?

Jerónimo: bueno, hubo problemas cuando nos obligaron a cerrar. Porque no podíamos abrir para hacer reparaciones, por más que escribieran médicos, ancianos o personas con discapacidad.

Tuvimos que hacer gestiones, mandar correos al Gobierno de la Ciudad.  Tuvimos varias idas y vueltas. Por un lado nos decían que somos indispensables y por otro lado no nos ponían en decreto.

Gracias a eso nos dimos cuenta de que no valía la pena tener un gasto tan grande con el local, si facturamos lo mismo en un local cercano y el gasto era mucho menor. Te diría que a la larga nos hicieron un favor.

Pero tuvimos varias emergencias relacionadas con este tema. Porque el teléfono celular se convirtió en algo de primera necesidad. Sin celular mi madre no podría llamar a un médico o hacer las compras…por ejemplo.

Juan: tuvimos bastantes casos de este tipo. Gente mayor que se quedaba sin poder contactar a sus familiares.

Lo otro que vimos fue que la gente mayor aprendió a usar el teléfono para hacer videollamadas. Esa gente mayor si hoy la dejás sin el dispositivo, está realmente aislada, sola. Ahí es donde se plantea que nuestro rubro es esencial, de primera necesidad.

¿Qué otros problemas se presentaron por cerrar durante la cuarentena?

Juan: hubo falta de stock de celulares y de computadoras. La pandemia provocó que se vendiera mucho. Estaba muy complicado conseguir equipos. 


Advertisement