Hasta hace poco tiempo, subirse a un ascensor era una ruleta rusa. Dicen que cada 10 ascensores que funcionaba, uno se caía. Una ruleta rusa.

Elisha Graves Otis, sí el fundador de la mítica Otis, había creado una solución pero nadie confiaba en él.  En los diarios se hablaba con mucha frecuencia de elevadores que se desplomaban, muertes, accidentes, amputados. En fin, tales noticias contribuía a la popularización del ascensor

LA GRAN CREACIÓN

¿Cuál fue su creación? Los elevadores nacieron cerca del año 236 antes de Cristo pero le faltaban, sí, lo que pensó Otis: un freno. El ascensor se puede caer, pero gracias al freno de Otis la gente eludía la muerte.

Advertisement

Elisha Graves Otis patentó en 1853 su sistema y trató de introducirlo en el mercado, pero a pesar de todos sus esfuerzos lo único que lograba era indiferencia. Qué hacer cuando nadie te cree. Contale una historia, diseña el storytelling de un relato poderoso para cautivar y demostrar las virtudes del producto. Si tu historia logra transformar a la audiencia, será un éxito. En este caso es, de tenerle miedo a los ascensores a confiar ellos.

STORYTELLING IMPACTANTE

En 1854, Otis ideó un plan para convencer a sus posibles usuarios: construyó un ascensor de muestra y lo instaló en la Feria Mundial que se celebraba ese año en Nueva York. Allí, frente a cientos de personas, el inventor se subió en la cabina repleta de cajas pesadas y, al llegar a una altura equivalente a cuatro pisos, pidió que se cortara la cuerda de suspensión.  Se imaginan la expectación de todos. ¿Qué pasó? El elevador cayó violentamente, pero sin chocar contra el suelo.

Cuál es la moraleja de esta historia. Si Otis se hubiera pasado la vida explicando su creación, tal vez hoy seguiríamos subiendo por escaleras (exagero). La lección que nos deja es: de qué manera espectacular, inolvidable e impactante puedo presentar mi producto para que nadie tenga duda de sus virtudes.

Su experiencia fue tan impactante que salió en todos los diarios, y corrió de boca en boca. Tanto, que fue el show de la feria y cada media hora tuvo que repetir la exhibición. ¿Cuál fue el mensaje que se difundió?: El loco que arriesgaba su vida o, el ascensor milagroso que salva vidas.

TE PUEDE INTERESAR: STORYTELLING, EL ACTIVO QUE MUCHAS EMPRESAS NO SABEN QUE TIENEN

UNA IDEA QUE PERSISTE HASTA HOY

Con la confianza de los usuarios y de los arquitectos , Elisha Otis creó una empresa para la fabricación de elevadores. Gracias a Otis, comenzó entonces una competición entre grandes ciudades como Nueva York y Chicago, y entre arquitectos, para edificar obras cada vez más altas. Así fue el surgimiento de los primeros rascacielos.

En la actualidad la empresa Otis sigue en pie y es la mayor compañía de ascensores y escaleras mecánicas del mundo. 

Y sin saberlo, Otis también creó el primer elevator pitch de la historia.

i te interesa el marketing de contenidos, relato de marca o storytelling te invito a suscribirte a nuestro newslleter y si necesitas asesoramiento o consultoría de comunicación, escribinos, podemos ayudarte

Por: Gonzalo Otálora. Director de Historias que inspiran, documental storytelling a emprearios y empresarias PyMEs. Experto en Storytelling y Relato de Marca. Director de contenidos y producción con más de 25 años contando historias en todos los formatos. Fanático de la pizza de molde con Faina

Advertisement