UN COMIENZO, UN FRACASO.

Cuando Mónica Escobar cerró su segundo negocio, pensó que era el fin. Que su destino sería seguir siendo empleada. Pero descubrió que los emprendimientos no se buscan, se encuentran y se encuentran cuando algo tan poderoso como la pasión y el convencimiento profundo de lo que uno hace es más poderoso que el deseo de ganar dinero.

¿Cuál es tu experiencia como emprendedora?

Mónica: Yo dediqué muchos años a la selección de personal en recursos humanos y luego me formé como organizadora de eventos.

Desde muy jovencita tuve varios intentos para emprender y no fue el éxito que esperaba.

Comencé cuando estaba trabajando como selectora de personal. Tenía una oficina y la rutina típica “de 9 a 17”.

En esa época ya era mamá, tenía los niños muy pequeños y quise emprender junto a una mamá del jardín, nos dedicamos a hacer remeras artesanales.

¿Qué pasó? Le dedicamos el 20% del día por todas las actividades que teníamos y el resultado fue muy poco rentable, así que no resultó.

En determinado momento dejo los recursos humanos y me dedico a la organización de eventos, para lo cual me formé.

Me iba muy bien y me dije: voy a tener mi propia empresa de eventos…ese fue el segundo intento.

¿Qué pasó? Tuve una mala experiencia. No busqué la sociedad adecuada, teníamos objetivos, deseos, ganas y tiempos para emprender distintos. Así que nuevamente retorné a la relación de dependencia.

Fueron dos intentos fallidos pero de ellos aprendí muchísimo.

EL DESCUBRIMIENTO

Fue mientras trabajaba como organizadora de eventos. Yo era consumidora de café, no tomaba mucho…pero consumía.

Tuve un evento de tres días consecutivos, estaba super estresada y al finalizar decido tomarme un café y eso me descompensó. No supe nunca por qué sucedió, pero nunca más pude volver a tomarlo, luego de eso dejé de tomar café.

Por ese motivo me acerqué por primera vez al té. Sin saber absolutamente nada sobre infusiones, comencé a tomar té en saquitos, yuyos y todo tipo de té.

Luego hice un viaje al exterior y me compré una caja preciosa de la que sólo sabía que decía Tea. Cuando llego a casa me doy cuenta de que era té en hebras…y esa fue la segunda vez que el té me tocó la puerta.

Busqué en Google cómo preparar un té en hebras…y me surgió montón de publicidad que decía: “se catan tés”, “espacios para disfrutar el té”…y claramente allí fue el inicio.

Descubrí que habián lugares que se especializaban en té, me acerqué y empecé a conocer cosas como el hecho de que una sola planta en el mundo nos da té y además tenemos un montón de variedades…

Yo estaba en un mundo increíble, no podía creer la variedad, la calidad, lo rico que eran los tés. Yo siempre consumía los mismos porque no sabía absolutamente nada.

Charlando con gente que disfruta de los mismos espacios, descubrí que se podía estudiar, que podías trabajar y hacer tu propia línea de tés, ser sommelier, ser tea blender…

Comencé despacito a conocer ese mundo y fue creciendo una pasión que no esperaba. Si varios años atrás alguien me pregunta si esto iba a ser mi presente, yo jamás me lo hubiera imaginado…

VOLVER A EMPRENDER

Empecé a enamorarme del té de una manera increíble y cada vez que salía de alguna actividad del té, me nacían esas ganas de emprender de nuevo…

Yo sabía que de volver a emprender tenía que ser diferente. Tenía muy claro que lo iba a hacer sola, tenía muy claro que no iba a hacer todo lo que había hecho mal anteriormente y tomé la decisión.

Fue un “momento cumbre” el contarle a la familia, al entorno, a mis afectos…porque todo el mundo pensó que el té nada más era un hobby pero emprender implicó abandonar mi profesión de casi 15 años.

Empecé a hacer toda una investigación para ver cómo iba a encarar este proyecto. Vendí mi auto, puse mis ahorros y viví austera mucho tiempo…

Estudié, creo en la formación para poder hacer un emprendimiento profesional (como yo quería). Decidí formarme como tea blender y comencé a buscar todas las herramientas para que realmente sea un éxito.

De todo lo que había leído incorporé la decisión, la determinación, el deseo y la disciplina como parte del proyecto…y así comenzó. En cuatro meses preparé todo y me dediqué 100% al emprendimiento.

¿Y qué tal te fue?

Mónica: El primer año todo salió maravilloso. Contraté un fotógrafo profesional para el producto, los blends fueron un éxito, toda mi familia y amigos los probaron, también llegué a gente desconocida. Fui a ferias para ver la reacción del consumidor final, todo funcionó fantástico pero fue gradual…

Mi primer evento fue el Campeonato Argentino de Polo…fue maravilloso, pero no vendí casi nada. Así que fue un año de mucho movimiento pero también un año crítico, duro…ahí entendí que hay que duplicar o triplicar las energías…

Decidí empezar a buscar herramientas en el mundo digital, en las redes sociales…yo ciertas aplicaciones ni siquiera las conocía, no sabía qué hacían…

Hoy estamos en las redes, aprendí a manejarlas, busqué ayuda, consulté community managers, empecé a conocer este mundo que te acerca al consumidor final y que marca tendencias.

¿Qué ha pasado desde entonces?

Seguí formándome…Conocí plantaciones de té en Misiones (Argentina). Allí me conecté con muchos tea lovers que también trabajan y viven del té. Por ello surgió la idea de escribir un libro…

En Tea lovers: El latido del té, cuento 28 historias de consumidores de té de distintas procedencias y culturas que se transformaron en tea lovers. ¡Es un éxito! En plena pandemia estamos en segunda edición y también sacamos la primera edición en inglés del libro.

Me invitaron a participar como formadora de tea blenders y tea sommeliers en la Escuela Gourmet Marcos de Laurentis, a la cual le estoy muy agradecida.

¿Hubo cambios durante la pandemia?

Pese a la pausa mundial que estamos atravesando, las redes sociales fueron muy importantes para darnos a conocer en Voisins Mundo del té.
Empezaron a multiplicarse las consultas, de Buenos Aires, del interior de Argentina y también del exterior…así que Voisins Mundo del té está exportando té.

UNA OPORTUNIDAD PARA EMPRENDEDORES

También aumentaron las ganas y el interés de las personas por sumarse al mundo del té. Es parte de este nuevo estilo de vida saludable, de sentirse mejor…y se están acercando no solamente para conocer sus beneficios y formarse, sino también para emprender en este mundo del té, así que es sumamente sorprendente.

Nosotros ofrecemos todo nuestro kit, nuestra línea de té a granel, nuestros accesorios, el packaging, el set de cata, el libro y en el 2021 tendremos una edición de té argentino.

Brindamos algo muy importante: la capacitación sin cargo para que puedas incursionar y ser parte de Voisins Mundo del té.

¿Cómo se puede emprender con Voisins?

Para ser parte de Voisins Mundo del té podés escribir a info@voisins.com.ar o a través de nuestra cuenta en Instagram.

Advertisement