Dona y Paul se conocieron trabajando en una gran multinacional, se enamoraron y tiempo después decidieron dejar un gran ingreso para emprender. Todos le decían que estaban locos, que montar un emprendimiento gastronómico y aún más una panadería sería un camino seguro al fracaso. Ellos lo intentaron, pero al tiempo, Paul tuvo que volver a trabajar porque los números no daban. Y un buen día, el destino o la causalidad llevaron Paul a jugar al rugby, una tarde que le cambiaría la vida a él, su familia y Le ble.

Hoy Le ble es una franquicia con 20 tiendas y sigue creciendo.

Mira la increíble historia de Le Ble, o cómo renunciar a un gran sueldo para emprender. 

 

TE PUEDE INTERESAR

Comenzaron en un garage y hoy tienen 70 franquicias

De escapar de la guerra a emprender