Luis Miguel odiaba y repudiaba que hablarán de su vida privada. En el pico de su carrera trataba de mantener en secreto la historia que hoy el mundo conoce gracias a Netflix. Llegaba a pelearse con periodistas y abandonar set de grabación si alguien mencionaba o preguntaba lo que él quería ocultar. Qué pasó y cómo Luis Miguel se convirtió en un ejemplo para los emprendedores en crisis.

Cuando todos hablaban de él, el secretismo era una estrategia más de marketing o bien una decisión personal. No importa, funcionaba. Generaba misterio.

Tiempo después, la figura de Luis Miguel iba camino al olvido. Ya nadie hablaba de él. Su estrella iba camino a apagarse, casi se había retirado de los escenarios, se enfrentaba con quienes descargaban su música en vez de comprar sus discos. Hasta que se estrenó su serie.

Advertisement

Y hoy todos hablamos él. En tiempos de crisis, el decidió hacer otra cosa.  Entregó lo más preciado que tenía, su vida privada para volver a la tapa de los diarios.  Lo que antes era repudiado, e incluso criticado por ser periodismo amarillo, hoy se transformó en la solución.

Las crisis son contextos que cambian. Si uno sigue haciendo lo mismo en contextos diferentes, lo más lógico es que los resultados no sean los esperados. Todos los emprendedores vivimos en crisis, somos capaces de adaptarnos como Luis Miguel para sobrevivir.

Advertisement