Comenzó a trabajar como viajante en el negocio de joyería. Mientras tanto, su hermano Juan trabajaba en una fábrica de pastas.

Con la experiencia de Carlos y el entusiasmo de Juan inauguraron su primera Joyería en el barrio de Once. El negocio andaba bien pero ellos esperaban más. Corría la década del 80 y decidieron apostar a la publicidad para encender las ventas.

Advertisement

La respuesta no tardó en llegar y luego del comercial tuvieron un gran crecimiento hasta que el precio del oro empezó a bajar. Asomaba la primera crisis.

Carlos y Juan tuvieron que convertir su emprendimiento familiar en un local de venta de objetos importados de bajo costo.

Cuando el oro recuperó su valor, envalentonados por el impulso decidieron ampliar su pequeño local, vendieron todo lo que tenían apostando a crecer, atravesaron y superaron la crisis del 2001 y pusieron todo a la vieja fórmula que los acercó al éxito: la publicidad.

Contrataron figuras famosas, hicieron comerciales masivos y lograron, ya más consolidados, instalar la marca con el apellido de la familia.

Hoy apuestan a seguir creciendo en el mercado local y a expandirse al exterior con la seguridad que da la experiencia.

→ DESCUBRÍ EL MUNDO DE LEIVA JOYAS EN SU SITIO WEB

HISTORIAS QUE INSPIRAN, donde los empresarios PyMEs y emprendedores cuentan cómo lo lograron. Mirá los programas estreno, los Domingos 19.00 hs. por Canal 26.
Advertisement