Cintia Cossu es la directora de BRIGHTNAILS. Se trata de una empresa de estética que trabaja principalmente en el nailart pero también se ocupa de los pies, manos, cejas, pestañas y maquillaje. Durante su charla con Gonzalo Otálora en “Franquicias que Inspiran”, esta mujer emprendedora contó cómo llevar su pasión más lejos y convertirla en un negocio exitoso.


MIRÁ LA NOTA COMPLETA

–          ¿Hace cuánto que se intervienen así las uñas?

Hace muchos años que están en el mercado y se fue incrementando el interés. Nosotras somos de alguna manera artífices. Siempre la manicura estuvo relacionada al peluquero y nosotras fuimos las responsables de despegar y de salir a la calle a decir que tenemos nuestro propio producto y que vamos a armar algo a partir de eso.

–          ¿Sos una de las responsables de la uñas con dibujos?

Sí, y de formar personas para que también hagan eso. Entonces ese tipo de cosas hacen que la mujer siempre estén muy lindas

–          ¿Cómo llegaste a las uñas?

Son mi pasión desde muy chica. Llegué en cierta forma gracias a mi marido. Yo hice muchas cosas antes, vendía ropa, perfumes, pero buscaba algo para mí. Mientras mis hijos fueron chicos me preocupé por criarlos y un día me decidí a hacer un curso de uñas y a partir de ahí empecé a ir a domicilio, después me agarró un pico de stress porque tenía clientas en muchos lugares distintos y no me podía organizar para juntarlas un mismo día.

–          – Es increíble como las capacitaciones de oficios brindan oportunidades

Sí, pero también está en la inquietud de cada uno.

Yo siempre digo que la manicura está muy mal vista y que se cree que la profesión tiene una rápida salida laboral y realmente es una mentira ya que uno trabaja sobre el ser humano y realmente tiene que tener mucho conocimiento.

Entonces aquella que hace un curso de manicuría por primera vez y sale a la calle, le va a pasar lo que nos pasó a las que hicimos eso alguna vez. Se va a encontrar con que a los dos días la llaman todas juntas y va a tener todos los productos destruidos. Entonces alguien que quiere mejorar empieza a tener la curiosidad de por qué y dónde capacitarse.

El gran problema en nuestro país es que la profesión no está homologada, entonces no hay lugares donde todo el mundo pueda acudir y sean serios. En el resto de los lugares del mundo, por ejemplo Estados Unidos, hay que hacer una capacitación de mínimo 1 año para obtener el título de manicura. Entonces los clientes pueden tener la certeza de que esa persona sale a trabajar con conocimiento avalados por alguien.

–          ¿Se puede franquiciar una pasión? ¿Cómo se transmite?

A todas las chicas que trabajan en mis locales las capacito yo con un sistema propio de esmaltado semipermanente que es lo que es el boom en el mercado. BRIGHTNAILS tiene su propio producto que no se consigue en otro negocio.

Una pasión se transmite con alegría, cuando uno hace lo que ama, nunca trabaja. El trabajo se convierte en la diversión diaria.

Eso es lo que se transmite en cada local. Trabajamos con buena energía, con una sonrisa y nos divertimos entre nosotras y la clienta muchas veces viene a buscar uñas pero también un rato de buena onda.

MIRÁ TAMBIÉN | ➡ Cómo tener mi propia peluquería

–          ¿Cómo pasaste de una pasión a un local y de un local a franquiciar?

Con mucho trabajo. Yo soy de esas fanáticas del trabajo que puedo llegar a estar 12 horas dentro de un local sin cansarme y me estaban pidiendo franquicias.

Primero trabajábamos en departamentos y un día me empezaron a echar los consorcios. Éramos 5 personas trabajando y me dijeron que no podían entrar 5 personas por hora. Entonces salimos a la calle y me puse mi primer local y me llamaba la atención que durante los primeros 21 días no había turnos disponibles. Ahí tuve que empezar a contratar gente y ame empezaron a decir que tenía que abrir una franquicia. Después,  el país atravesó algunas crisis y yo ya tenía medianamente armado el modelo y decidí ir a Expo Franquicias  y ahí empezamos con ese tema. Vendimos la primera y ahora estamos en la expectativa de vender muchas más. No pensé que iba a tener tanta concurrencia en ese evento.

También, en breve vamos abrir otro local donde vamos a incorporar ropa, zapatos y va a ser un multistore para la mujer donde no pueden faltar las brillantes uñas.

–          ¿Cómo es la competencia?

Es feroz en cuanto a los precios pero cada uno de acuerdo al producto que tiene sabe lo que ofrece y cuánto vale. En mi caso soy jueza de competencias y viajo por el mundo con eso y además viajo para capacitarme.

MIRÁ TAMBIÉN | ➡ ¿Se puede franquiciar cualquier servicio?

–          ¿A cuántas propuestas de franquicias dijiste que no y por qué?

Yo soy muy celosa de mi pasión y si las cosas no se hacen como yo digo es muy difícil que se puedan llevar adelante. Yo sé el secreto del éxito de esto entonces es muy difícil que te diga que sí si me lo querés tirar abajo.

Por ejemplo, me han propuesto poner un nailbar y no cuadra con mi sistema de uñas.

–          ¿Cuál es el secreto de tu negocio?

La buena energía, el buen trabajo, la buena técnica, el buen trato y la atención permanente.

–          ¿Cuál es tu sueño?

Mi sueño está lejos de mi negocio. Estoy armando una aplicación que se va a franquiciar en distintos países. Se va a hacer a nivel mundial  y  tiene que ver con el servicio de manicuría a domicilio. También tenemos ganas de poner una especie de integración con los negocios que existen en el país para que puedan ampliar la cartera de clientes a través de esta aplicación también. Estamos en pleno proceso y muy contentos de poder armarla. Puede ser una salida laboral para muchas mujeres y hombres y una ampliación para aquellos que trabajan en otra cosa y quieren generar su propio dinero.

ESCUCHÁ EL PODCAST COMPLETO

Advertisement