Matías, fundador del EL REY DEL CABLE, una empresa que se dedica a la venta y comercialización de productos eléctricos y de iluminación, pasó por “Franquicias que Inspiran”  y contó cómo convirtió  a un negocio tradicional en un emprendimiento familiar que lleva 10 años en el mercado de las franquicias.

MIRÁ LA NOTA COMPLETA

–          ¿Qué es lo que te hace diferente a un negocio tradicional?

Es muy difícil diferenciarse cuando uno no fabrica como podría ser una heladería que vende un producto con una impronta propia. Lo que pasa con nosotros es que tenemos mercadería de otras marcas, de otras empresas y era muy complicado franquiciar eso porque los mismos productos se venden en otras partes del país. Se nos dificultó pensarlo desde ese lado pero se logró con mucho esfuerzo y el diferencial es la atención y el servicio. El plus está en cómo tratamos al cliente con la modernidad en un rubro que es muy longevo y tradicional.

No somos una ferretería, somos un negocio especializado.

MIRÁ TAMBIÉN | ➡¿Se puede franquiciar cualquier servicio?

–          ¿Cuál fue la primera dificultad que encontraste cuando decidiste convertir el negocio en una franquicia?

Un montón. Primero la cantidad de productos. Manejamos 30 mil  y mantener eso es muy difícil porque siempre velamos por el stock de lo importado que es la mayoría. Nos pasa que varía mucho, rotan y el desafío es poder cumplirles a todos.

–          Y del stock deviene parte de la estandarización de la franquicia

Nosotros tenemos mucha variedad de productos y trabajamos muchas marcas para no “casarnos” con una porque si se queda sin stock no podemos cumplirle al franquiciado y ser competitivos.

–          De los 10 franquiciados que tienen hoy en día, ¿Cuántos eran del rubro?

Ninguno. Era gente que nos compraba y le gustaba el modelo de franquicia y lo que hacíamos. Entraban al local y sentían que estaba acorde a todo lo que venía evolucionando el mercado. Porque antes entrar a una casa de electricidad significaba que había que mandar un mail para presupuestar y eso se tenía que evaluar y tardaba. Hoy nosotros estamos haciendo algo distinto que también hacen muchas casas,  pero fuimos unos de los primeros que vendimos por internet. Lo hacemos desde hace 10 años y logramos que la gente tenga un trato ameno. Además un arquitecto nos puede mandar una foto desde la obra diciendo lo que necesita y los chicos lo puedan presupuestar vía WhatsApp. Eso hace que sea todo mucho más fluido que suele ser muy difícil de encontrar en el rubro.

Intentamos también apuntar al consumidor final, pero,  por otra parte, nuestros locales hacen reventa a ferreterías porque tenemos muy buenos números. Al final terminamos siendo un pool de compras.

Ahora entre todos estamos desarrollando la importación con marca propia de los productos que compramos localmente y tener un mejor margen para la venta y llegar a más clientes.

–          ¿Cómo se te ocurrió montar la empresa?

Siempre trabajé en la parte administrativa de distintas empresas y además les debo a mi papá y mi mamá el ser muy emprendedor. Esto surgió puntualmente porque tengo un amigo que fabricaba cables en una empresa muy conocida y el fabricaba y yo vendía.  Después empecé a darle otro formato porque veía una necesidad en el mercado. Me pasaba que iba a comprar a una casa de electricidad y veía un mostrador marrón y si no sabías que necesitaban casi que te despachaban. Entonces empezamos a trabajar eso para asesorar a los clientes y ayudarlos en todo el proceso de compra hasta el final. Así nos empezaron a buscar de distintas provincias  y nos decían que teníamos que abrir franquicias. Entonces mi papá me insistió que había que hacerlo y yo le dije que estaba loco, que en este rubro era imposible, pero desarrollamos el producto y abrimos la primera hace ya 2 años y explotamos en el último tiempo.

–          ¿Cómo te fue con la primera?

Nos fue bien porque estaba muy cerca del otro negocio. Dentro de un supermercado. Es una boutique, un auto service donde la gente puede ir y agarrar sus productos.  De todos modos, fallamos, corregimos y aprendimos un montón.

Cada uno de los franquiciados ve y se sube a la marca porque percibe la pasión por cada uno de los que integran EL REY DEL CABLE.

–          ¿Cómo es la capacitación?

Hay una capacitación en uno de nuestros locales. Allí se hace todo el desarrollo para que la persona pueda atender el negocio. Después hay una capacitación administrativa y de ventas para cada perfil de cliente. No es lo mismo atender a un ferretero que a una consultora o una minera en salta.

Después tenemos capacitaciones todo el tiempo con las marcas con la llegada de nuevos productos.

–          ¿Cómo se te ocurrió EL REY DEL CABLE?

Esto arrancó hace 10 años. Yo vendía online en el living de la casa de mi mamá.  Nos mudamos a Paso del Rey, frente a la estación,  y en ese momento había un boom de gente para retirar los productos y una persona nos dice: “ustedes son el rey del cable” porque había cables por todos lados.  Habíamos copado toda la galería.

El nombre nos pareció distinto porque casas de electricidad con nombres del rubro estaba lleno pero decías el nuestro y sabías dónde estaba, quién era, qué vendía y cómo lo hacía.

ESCUCHÁ EL PODCAST COMPLETO

FRANQUICIAS QUE INSPIRAN, un formato multiplataforma conducido por Gonzalo Otalora, donde se difunden oportunidades de negocios para inversores, emprendedores y comerciantes.  📣🎙️📹 Todos los Martes, 21 hs. RADIO LED ONLINE
Advertisement