Edgardo Pasqualini, consultor financiero, pasó por “Franquicias que Inspiran” y con su particular estilo explicó cómo manejar las cuentas personales y no fundirse en el intento.

MIRÁ LA ENTREVISTA COMPLETA

–          ¿Se puede tener humor ante la crisis económica de la Argentina?

Se puede. El humor nos hace olvidar un poco de los problemas.

–          ¿Cómo arrancaste con el humor económico?

Sé mucho de finanzas personales pero también me gusta mucho la comedia con lo cual no puedo dejar de hacerla. Siempre que me puse a hacer cosas serias, terminé metiendo el humor. Con lo cual pensé en juntar todo en un solo producto y listo.

–          ¿Se puede hacer plata fácil?

Esa es la pregunta que me hace todo el mundo en mis seminarios. Es el pensamiento mágico que tiene la gente que piensa que le van a explicar cómo hacer plata sin trabajar. Yo no se los enseño pero les explico que hay oportunidades como jugar al Quini 6 o ser youtuber que paga 600 dólares por cada millón de reproducciones.

–          En las finanzas personales, ¿omportan más los gastos o los ingresos?

Lo más importante son los gastos porque los ingresos son muy difíciles de gastar en el corto plazo. O sea, no te aumentan el sueldo todo el tiempo ni un negocio aumenta rápidamente la recaudación y aunque eso pasara, te terminás gastando lo que ganás de más. Es por ello que el foco está en los gastos.

El gasto hormiga es un gasto muy inútil. Ese es el gasto que hacemos todos los días de pequeñas cosas como el café o el chicle. Cuando sumamos todo eso, termina siendo gran parte de nuestro presupuesto.

–          ¿Qué hacemos para ganar más?

Hay dos fuentes. Una es tener un trabajo principal y ahorrar para terminar invirtiendo y tener una renta. Otra es conseguir otra fuerte de ingresos aunque sea chiquita. Para el primer punto hay que tener constancia y ponerse la meta de ahorrar antes de gastar no al revés. No hay que ahorrar con lo que queda después de gastar porque eso siempre es nada. Con lo cual hay que armar un buen presupuesto con una estructura de ingresos para entender. Yo me comprometo a ahorrar 200 dólares por mes, pero yo todos los meses cuando recibo el sueldo, los separo y gasto el resto. La constancia y el interés compuesto van a hacer el trabajo.

–          ¿Qué pasa si un mes no llego con las expensas por ahorrar esos 200 dólares?

Esa plata no se toca. No hay que pagar las expensas. Es preferible pagar un poco de intereses que hacerle daño a lo que uno construyó con ahorros.  Lo importante es que hay que tener claro que esa plata es para el futuro y que cuando se empieza a tocar, se pierde.

–          ¿Cómo se detecta a un tacaño y a un derrochador?

Al tacaño lo encontramos en su hábitat social. Es el tipo que va a comer con los amigos y sabe que se va a pagar a la romana, es decir que se divide la cuenta, y pide todo lo que no pide solo. También el que hace pizza casera porque para que salga más barato que en la pizzería se lo pone menos cosas arriba. Cuando entrás a la casa del tacaño la masa de la pizza es enorme y el queso es apenas una mancha en el centro. No hace pizza, hace pan saborizado.

Al derrochador lo encontramos en sus frases. Él dice: “Yo gasto hasta que puedo. Cuando no tengo, no tengo” o “a mí me quema la plata en la mano” o “gasto total ¿Quién te quita lo bailado?”.

–          ¿Para las finanzas personales es mejor un tacaño o un derrochador?

Es el equilibrio porque hay que ahorrar pero también hay que disfrutar. El largo plazo y lo que uno pueda ahorrar manteniendo la calidad de vida es lo que nos va a llevar por el buen camino. El tacaño termina angustiado.

–          ¿Qué es lo peor de las finanzas personales?

Es dejarse llevar por los sentimientos dentro del gasto. Eso podría ser gastar para aparentar. Por ejemplo los que se compran un Iphone porque les gusta la manzanita y le agregan la carcasa con la manzanita también para que se vea. Eso le hace muy mal a las finanzas personales.

Otra cosa que las perjudica es el budismo porque la frase que dice “El pasado ya fue, el futuro no llegó, vivamos hoy” hace que quien se la toma literal se reviente todo en el presente. El tema con el budista es que hay que decirle que en el pasado sacó un préstamo y si no lo paga en el presente, le van a rematar la casa en el futuro.

–          ¿Cuál es el riesgo?

El riesgo es cuando hay un valor que tiene probabilidades de salirse de lo esperado. Digamos que en algo se puede ganar más 50% o perder el 50%, pero si yo te digo que vas a ganar el 4% pero fijo es distinto. Es como un plazo fijo o comprar acciones donde se puede ganar o perder mucho. El riesgo y la aversión al riesgo son grandes.

–          ¿Cuántas cuentas en bancos tiene que tener un comerciante y por qué?

El problema de cualquier emprendedor es que se le mezcla el dinero personal con el dinero de la empresa. La forma más lógica de ordenarlo es tener dos cuentas. El emprendedor lo que tiene que hacer antes de todo es fijar su sueldo y desde la empresa trasladar ese monto a la cuenta personal y manejar las dos por separado. De esa manera se puede tener gestión y no se confunden los números. Ese es uno de los grandes errores de los emprendedores. Por esto, a veces pasa que se están fundiendo y no se dan cuenta hasta que se quedan sin plata.

ESCUCHÁ EL PODCAST COMPLETO

Advertisement