Mientras estudiaba en la facultad un compañero le ofreció la posibilidad de un negocio por aquel entonces innovador: la fabricación de los blíster para remedios. Para él, era la oportunidad de escapar del negocio familiar y montar su propio emprendimiento.

 


MIRÁ LA HISTORIA DE BLIPACK AQUÍ ↓ HQI

Advertisement

Cuando todo estaba en marcha, la Argentina cerró las exportaciones y Carlos frente a la dificultad decidió “construir” él mismo la máquina tan necesaria.

A los 6 meses empezaron a producir y el éxito fue inmediato. No sólo fabricaban blísters sino también las máquinas necesarias para que su negocio creciera.

La misma situación que pareció complicar su emprendimiento al principio, se revirtió y con las exportaciones abiertas llegó la competencia, bajando la rentabilidad de su negocio.

Había que reinventarse: a la línea de producción de blísters sumaron la fabricación y venta de las máquinas. Esas dos líneas le permitieron salir adelante, hasta que el mercado se saturó.

Dentro del contexto de crisis, los socios se separaron y Carlos, ayudado por sus hijos, abrió una nueva unidad de negocio: el laboratorio.

El contexto del país no ayudaba y el mejor camino fue exportar, decisión que rápidamente encaminó a la empresa hacia el éxito.

Blispack, empezó una nueva etapa: el traspaso natural de mando de la primera generación a la segunda.

→DESCUBRÍ EL MUNDO DE BLIPACK EN SU SITIO WEB


HISTORIAS QUE INSPIRAN, donde los empresarios PyMEs y emprendedores cuentan cómo lo lograron. Mirá los programas estreno, los Domingos 19.00 hs. por Canal 26.

 

Advertisement